Educación de calidad a un costo por alumno similar al de la educación pública

17 mayo, 2023

La eficiencia es un aspecto fundamental del proyecto de María de Guadalupe. Nuestra misión es clara y nos marca el rumbo: buscamos expandir y replicar nuestro impacto, ofreciendo a jóvenes que viven en situación de vulnerabilidad una gran calidad educativa, a un costo similar o menor al de la educación de gestión estatal. Entendemos que cuidar  los recursos y realizar inversiones fundamentales de manera estratégica nos va a permitir generar  un modelo sostenible que nos acerca a la meta de ampliar el impacto replicando la experiencia de María de Guadalupe con la apertura de nuevos colegios. 

La relación del costo por alumno con los resultados educativos es un indicador clave para medir la eficiencia de los recursos. Tomando los datos disponibles en la Provincia de Buenos Aires del Ministerio de la Nación de 2020, proyectados por inflación a 2021, el costo por alumno en la gestión estatal, donde predomina la oferta de jornada simple, fue en promedio $14.822, y solo el 57% de los estudiantes llega al último año en el tiempo teórico. El costo por alumno del colegio María de Guadalupe, fue en promedio $16.653, pero para el doble de tiempo con la jornada completa de ocho horas, y donde el 86% de los estudiantes llegó al último año en el tiempo esperado, y la tasa de promoción se acerca al 99%. La eficiencia de recursos es fundamental en miras a la replicabilidad y a la rendición de cuentas a nuestra comunidad. 

El modelo de sostenibilidad del colegio implica una alianza público-privada con participación activa de diferentes sectores. El Estado aporta a través del subsidio de la Provincia de Buenos Aires a cargos docentes el 60,3% del costo por alumno. El sector privado, a través del Programa de Padrinazgo y otras acciones de desarrollo de recursos que involucran donaciones individuales, empresas y fundaciones, aporta el 30,9% del costo por alumno. Las familias de los estudiantes a través de los aranceles aportan el 8,8% restante. Esta contribución de las familias es muy importante en el enfoque co-educador que se propone, pero se considera un arancel con un valor accesible dado el contexto donde trabajamos, y contempla un programa de otorgamiento de becas a aquellas familias que no pueden afrontar el costo. 

Para cumplir con nuestra misión y potenciar la inversión que se realiza desde el sector público y privado, es muy importante cuidar que nuestro proyecto educativo alcance a nuestra población objetivo. Hoy se busca fuertemente sentar los criterios y estrategias para acompañar a niños, niñas y jóvenes que provienen de contextos sumamente desfavorecidos – por el nivel cultural de las familias, la calidad y el acceso a servicios en sus viviendas, y el nivel de ingresos económicos – porque entendemos que nuestro colegio puede dar una oportunidad única, con una contención y una propuesta diferencial que favorece la terminalidad de la trayectoria educativa y los aprendizajes esperados. Hay múltiples estudios que demuestran que la escolaridad de la madre es un factor que impacta directamente en la posibilidad de deserción de sus hijos: a menor escolaridad aumenta la probabilidad de que el abandono ocurra. Hoy el 82% de los jefes o jefas de familias del colegio no culminaron el secundario, y, sin embargo,  gracias al trabajo que estamos realizando la tasa de deserción, como se mencionó, es prácticamente nula. 

Seguimos trabajando para incrementar las evaluaciones de eficiencia y eficacia del proyecto, siempre en miras de potenciar los resultados y crecer en nuestro impacto por una educación de calidad que favorezca la terminalidad con los aprendizajes esperados, y que abra las oportunidades para el futuro que cada joven elija. 

Gasto en la educación privada: ¿el más eficiente del Estado?

En el sistema educativo argentino predomina la oferta de educación pública de gestión estatal, pero históricamente el sector privado fue un actor importante de este sistema que hoy brinda educación al 28% de la matrícula total. Dicha oferta está regulada por el Estado, gestionada por el sector privado y financiada en forma mixta. Las instituciones privadas que reciben subvención estatal convocan al 23% de los estudiantes matriculados, mientras que otro 5% de los estudiantes eligen instituciones que se financian completamente con recursos propios. 

Tanto el tamaño que toma el sector privado en cada jurisdicción como el aporte que realiza cada Estado provincial para solventar, total o parcialmente los salarios docentes del sector privado es muy variable. A nivel agregado, un 13% del gasto público educativo total aporta a la educación del 23% de los estudiantes del sistema privado subvencionado.

La existencia del sector privado, y sobre todo, la del privado subvencionado, ayuda a atender una lógica de equidad porque permite al Estado asignar relativamente más recursos a quienes más los necesitan, los estudiantes de entornos más vulnerables asisten casi en su totalidad a las escuelas públicas. Mientras que por otro lado el hecho de que los logros educativos de sectores socioeconómicos comparables sean superiores en el sector privado, siendo que la educación es una obligación del Estado, indica que éste último obtiene mejores resultados con un menor gasto al traspasarle parte de su tarea al sector privado.. Lo que esto sugiere no es necesariamente que el sector privado sea más eficiente (para ello necesitaríamos tener idea de los gastos totales del sector, aunque sí parece ser el caso del colegio María de Guadalupe), sino que los recursos estatales así gastados  parecen ser más eficientes.

Ivana Templado

Economista Senior de FIEL especialista en economía de la educación. 

Leé la nota completa acá: https://fielfundacion.org/blog/2022/05/09/gasto-en-la-educacion-privada-el-mas-eficiente-del-estado/

Elegimos capacitarnos

Uno de los ejes fundamentales que trabajamos en María de Guadalupe es la formación continua de nuestro equipo. Creemos que para brindar una educación de...

ELEGIR FUTURO

El 87% de los graduados de MDG estudia y/o trabaja ¿El resultado que mejor sintetiza nuestro trabajo? ¡La vida de nuestros egresados! Cada año, desde María de...